jueves, 30 de junio de 2011

Mi huerto, una gran decisión!!

    Lo primero que quiero compartir con vosotros aquí, son aspectos y decisiones de mi vida que me han llevado a sentirme más integrada en ella.
    Voy a darle el privilegio de la primera presentación  a “mi huerto”. He de decir que ha sido una de mis adquisiciones más recientes, pero que sin lugar a dudas, muy gratificante.
    Después de unos diez años aproximadamente cuidando de mi pequeño jardín, adornado con los habituales rosales, margaritas, algún que otro árbol, (pequeño porque el espacio era escaso), en el que siempre había un hueco para sembrar alguna tomatera, pimientos, cebollas…..siempre en pocas cantidades, ( y en algunas épocas hasta en macetas);  por motivos que no vienen al caso, tuve que mudarme de casa, a una en la que si podía adaptar un buen trocito de terreno, y dedicarlo sólo y exclusivamente  a cultivar mis hortalizas, Y ASÍ FUE.
    Os estoy hablando de aproximadamente 25m2, no es mucho, pero es manejable, y cada vez, según gano en experiencia, más productivo. Tengo que decir que en ocasiones es un trabajo algo agotador, (sobre todo en verano), ya que no debes estar muchos días sin darle su visita de rigor si quieres que realmente se vean resultados. Comencé con él hace poco más de un año, y aunque el 90% de las cosas me quedan por aprenderlas, entre los amables trabajadores de viveros, libros, una amiga que también se ha metido en el tema este, y el infalible internet, poco a poco voy viendo una estupenda evolución, de la que me siento muy orgullosa.
    En ocasiones me ayuda emocionalmente. El trabajo en él es estupendo para descargar emociones negativas, descansar la mente, y muy eficaz a la hora de practicar “el arte” de la concentración, que en algunas ocasiones nos cuesta tanto dominar.
    Pero el mejor momento sin dudarlo, es la recolección. Ese momento en el que poco a poco llenas tu cesto de cositas variadas, lo llevas a casa y ante la admiración de tu familia, preparas maravillosas ensaladas, salteados, cremas de verduras……..
    Te sientas en la mesa ante tu plato de verdura, un plato totalmente cargado de energía, toda la energía que tú has ido depositando día tras día hasta  llegar a ese momento, y, junto a tu familia o tus amigos, lo disfrutas.
     Es una sensación maravillosa, que las generaciones más jóvenes estamos perdiendo, como tantas otras, y que ni siquiera nos importa.
    Yo personalmente intento evitar todo lo que puedo los productos precocinados, (muchas veces es imposible, si no me acabaría convirtiendo en una neurótica, y tampoco es mi intención, solo pretendo CUIDARME  fácilmente, que ya os digo yo que no es nada difícil).
    Por último dejaros unas fotos de mi huerto cuando empecé con él, otras de algunas cosechas, y una  frase  sobre la que reflexioné en su día, y con la que definitivamente decidí cambiar mi actitud.
   “Me pregunto: ¿por qué enfermo tanto? en lugar de: ¿qué estoy haciendo mal?”
    Un saludo.







5 comentarios:

  1. Que lujo de huerto.Y lo mejor de todo esas sensaciones , que comentas, que nos hace sentir viv@s y tranquil@s a la vez.

    ResponderEliminar
  2. Que envidia!! yo tambien quiero una huerta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajjjajaj,.....yo estuve mucho tiempo pensándolo hasta que pille el sitio y me decidí. Estoy encantada!!!
      Un saludito!!

      Eliminar
  3. Hola¡¡¡ Vaya descubrimiento tu blog. Es muy variado pero con una idea de fondo fantástica, cuidarnos. Que bien¡¡¡ Te sigo. Y tu huerto se vé genial¡¡¡ Un abrazo.

    ResponderEliminar